En el país nipón, llevan ya décadas practicando este método de alisamiento del cabello. Sin embargo, tardarían algunos años hasta exportar el modelo a otros países. Estados Unidos fue el primero en acoger la técnica asiática y, posteriormente, se iría extendiendo a lo largo y ancho de todo el mundo.

En España podemos detectar su aparición a principios de este siglo. Concretamente, es en las Islas Canarias es donde encontramos el primer lugar de nuestro país donde esta técnica fue llevada a cabo. Años más tarde, los clientes ya podrían haber solicitado un tratamiento de alisado japonés en cualquier rincón de la geografía española.

Pero, ¿qué es el alisado japonés? ¿por qué tiene tanto éxito? ¿Cuáles son las claves de su popularización? A lo largo de este post iremos haciendo un recorrido por sus características a fin de dar respuesta a estas preguntas.

Esta técnica es un procedimiento de trabajo y una aplicación de productos concretos para producir un alisado que dure toda la vida. Esto es así porque, más allá de peinar el pelo, a través del alisado japonés se consigue llegar a la estructura interior del cabello y cambiar su composición para siempre. En Internet y en cualquier otra fuente de información se pueden encontrar multitud de datos sobre este sistema de alisado. Sin embargo, habrá quien por ignorancia y por interés económico desprestigie a los profesionales que creen en el método asiático y al propio método.

Efectivamente, existen muchos individuos a los que el alisado japonés no les resulta familiar. Es por eso que suelen buscar información de manera incorrecta y muchas veces caen en el escepticismo. No creen en eso del “alisado definitivo”. Además, muchos centros de peluquería se niegan a aplicar este sistema porque, aparte de no saber manejar las técnicas necesarias, consideran que no es rentable aplicar el tratamiento alisador una vez y que las clientas, al tener ya el liso para siempre, no vuelvan más por el centro.

El que consigas buenas terminaciones tiene mucho que ver con la experiencia y el saber hacer del técnico o profesional que aplique el tratamiento. Deberá conocerse en profundidad el cabello a tratar y, por supuesto, los productos utilizados durante el proceso. La buena implantación de todos estos factores incidirá en el resultado final. Por eso, en Paloma Carrera somos especialistas en esta técnica japonesa y, con nosotros, los resultados estarán garantizados.

Es importante recordar y resaltar la importancia de los productos en el alisado final. Hasta el momento, son los procedentes de Japón los que mejores resultados han demostrado. Es importante elegir bien cada loción y solución, pues de la calidad de los líquidos que apliquemos al cuero cabelludo dependerá, en buena medida, el resultado final.

Aplicar este método eficazmente requiere una formación muy especializada. Es imprescindible saber los pasos principales a seguir mientras se trata al cabello, pero igual de importante es conocer los otros factores que incidirán en el resultado. El buen aprendizaje y la experiencia son dos elementos que no podemos dejar pasar en vano.

Todos los cabellos pueden someterse al tratamiento en cuestión. Desde cabellos rizados, hasta cabellos teñidos pasando por cabellos cortos o largos. No obstante, el estado y el tipo de cada pelo contribuyen a un buen alisado o no. La habilidad de los especialistas, como Paloma Carrera, reside en saber tratar y adaptarse a cada tipo de cabellera. Algo recomendable es que si el profesional en el que depositas tu confianza no se ve preparado para acometer tu caso, lo mejor es no arriesgarse ya que un tratamiento mal aplicado puede tener consecuencias irreversibles.

En Paloma Carrera utilizamos el tratamiento de alisado japonés Yuko. De esta forma se consigue un liso natural al salir de la ducha. No es necesario el planchado o secado del pelo, pues este quedará como recién salido de la peluquería. Además, en caso de querer peinar el cabello o moldearlo, el haber sido tratada con el sistema Yuko no supone un impedimento.

A lo largo del Tratamiento, se utilizan diversos materiales tal y como hemos mencionado anteriormente. El protector de cutículas es uno de ellos, pero, sin duda, la solución estrella del alisado japonés es la mezcla de agua con micropartículas de oro. Una vez aplicados, se procede al planchado de todos y cada uno de los mechones de pelo con una plancha de nicromo de plata especialmente indicada para repartir el calor por toda la base del pelo y evitar quemaduras innecesarias. Por último, se aplica un producto fijador para que no se pierda todo el trabajo realizado y ya tendremos nuestro alisado japonés terminado.

Como hemos visto, las ventajas del tratamiento de moda son innumerables. Te recomendamos que te pongas en contacto con Paloma Carrera para que estudiemos tu caso en particular y te podamos dar la solución que tu pelo necesita.