El cabello rizado o teñido es el más propenso a sufrir las consecuencias del encrespamiento debido a que es el que presenta una estructura más permeable y porosa. La causa de que el pelo se comporte de forma tan rebelde es la falta de hidratación. Por tanto, la busca de humedad es precisamente el motivo por el que el pelo se levanta y, al no encontrarla, empieza a volverse quebradizo y débil y adquiere un aspecto greñudo. Para poner fin a esta situación capilar tan molesta existe una solución eficaz que consiste en alisado japonés.

Este tratamiento de peluquería combate el encrespamiento natural del cabello y a la vez repara los daños visibles para proporcionar un aspecto suave. El procedimiento, que proviene como su propio nombre indica de Japón, se confeccionó hace más de 15 años en dicho lugar. Concretamente fue una japonesa, Yuko Yamashita quien patentó esta perfeccionada técnica capilar. Posteriormente, su expansión se dirigió, en un primer momento, a Estados Unidos, hasta que, alrededor del año 2000 comenzó a adquirir mucha fama en nuestro país.

Realmente es un proceso bastante eficaz recomendado para cualquier tipo de pelo. Además, la tecnología ha avanzado mucho en este aspecto ofreciendo un sistema mucho más conseguido y duradero. No obstante, hay que saber que algunos tratamientos utilizan algunos productos de baja categoría que pueden estropear el cuero cabelludoy con el que no se consigue el efecto deseado, por lo que, es importante apostar siempre por la calidad de aquello que aplicamos a nuestro cabello.

Así, el alisado japonés funciona modificando la estructura interna de la zona capilar y, pese a que muchos hablan de que el resultado es permanente, lo cierto es que la técnica es temporal, ya que la genética hace que finalmente vuelva a su estado natural. Aun así, el efecto es muy duradero.

Una de las mejores marcas que se ofertan en el mercado es el Yuko System. Algunos personajes famosos como Jennifer Aniston o Victoria Beckham han probado sus efectos. En este caso el compuesto de la firma se hace a base de proteínas de seda, agua con partículas de oro, colágeno y queratina, pero los hay únicamente formados por este último ingrediente que son fácilmente aplicables por cualquier particular, aunque no tienen los mismos efectos. Por su parte la aplicación de los tratamientos profesionales requieren de una formación especial por parte de los profesionales de peluquería, ya que, de su buen uso dependerá un resultado u otro.

Las ventajas que presenta son numerosas, sobre todo, si sufrimos de cabello con tendencia al encrespamiento y difícil de moldear, debido a que el contraste que notaremos será mayor. Tras el proceso el ritmo de vida diario será ligeramente más sencillo ya que éste permite ir a la playa, hacer ejercicio, etc y que el pelo siga liso. No importa que haga humedad o que llueva, el efecto permanecerá.

Por tanto, la aplicación del tratamiento de alisado japonés supone una inversión duradera para acabar con un problema muy común entre la población femenina especialmente que nos ahorrará tiempo y esfuerzo.